Sardinas a la brasa Güeyu Mar 150 g

Sardinas a la brasa Güeyu Mar 150 g

Sardinas a la brasa Güeyu Mar 150 g

25000092

  • Currently 0.00/5

0.0

14,50 €

Sardinas a la brasa Güeyu Mar. Desde Ribadesella y de la mano de Abel y Luisa que tras meses de ensayo y error en la cocina del restaurante, han dado con lo que augura un nuevo camino conservero. Conservas “a la brasa” que consiguen encerrar el sabor, el aroma y la textura de la cocina a la brasa en una sencilla lata de sardinas capaz de preservar y transmitir la esencia de Güeyu Mar inalterada y natural durante años.

Se trata de sardinas pasadas por la parrilla y enlatadas con aceite de oliva virgen extra.  Sardinas capturadas en su momento óptimo, limpiadas,  marcadas a la parrilla para que le aporten un punto muy delicado a humo y enlatadas junto con aceite de oliva virgen extra. Más no se puede pedir

Peso neto: 150 g
Peso escurrido: 105 g
Ingredientes: Sardinas (sardina pilchardus; origen España), aceite de oliva virgen extra (30%) y sal
Origen: Ribadesella, Asturias
Producción muy limitada.

Información nutricional por cada  100 g:

Valor energético   1084 KJ
  248 Kcal
Grasas     17,3 g
 de las cuales saturadas      5,7 g
Hidratos de carbono   0,5 mg
 de los cuales azúcares   0,5 mg
Proteínas    21,7 g
Sal      1,1 g

 

Güeyu Mar es un pequeño restaurante enclavado en una zona de gran belleza: La Playa de Vega. Situado en el pequeño pueblo Vega, de 40 habitantes a 7 km de Ribadesella. Su acceso, por entrepeñes, nos hace sospechar lo que encontraremos: una playa de gran belleza, salvaje, de unos 2 km de longitud. El restaurante se encuentra junto al mar, dispone de terraza exterior, terraza de verano y comedor privado.
Luisa y Abel, los propietarios, tienen una amplia tradición como hosteleros, sin embargo Güeyu Mar nace como tal en el año 2007. Desde siempre hemos trabajado los pescados, los conocemos muy bien, la calidad es nuestra bandera, y la dedicación y cariño que ponemos en lo que hacemos... son la combinación perfecta.

"Disfrutar del pescado es un descanso para la mente, una alegría para el espíritu, una distracción para la tristeza, un calmante para los pensamientos inquietos, un moderador de pasiones, una fuente de satisfacciones que engendra hábitos de paz y de paciencia en todo aquel que la profesa y la practica”. Henry Wotton.