Pimientos del piquillo enteros, asados y pelados

Pimientos del piquillo enteros, asados y pelados

Pimientos del piquillo enteros, asados y pelados

50000061

  • Currently 0.00/5

0.0

3,65 €

Agotado

Avisarme cuando esté disponible

Este pimiento del piquillo seleccionado está asado de forma tradicional, pelado a mano y envasado al vacío sin ningún tipo de cocinado adicional o tratamiento térmico. 

Por ello, estos deliciosos pimientos rojos del piquillo de Lodosa, son enteros, pequeños, dulces y mucho más tersos que los pimientos que han sido conservados en envases de cristal.
Este modo tradicional de cocinado y la ausencia total de conservantes añadidos, provoca que estos pimientos tengan una caducidad de 15 días desde el día de su asado.
Son ideales para abastecer tu congelador y poder disfrutar de este gran producto durante todo el año.

Listos para consumir en cuanto los recibas o, si lo prefieres, podrás congelarlos y disfrutarlos más adelante.

(Promoción válida hasta agotar existencias).

Peso neto: 250 g/bolsa 
Caducidad: 10 días en refrigeración. 
Ideal para congelación: Abastece tu congelador con este producto único de temporada.
Ingredientes: Pimiento del piquillo (asado y pelado)

VIUDA DE CAYO/LA CATEDRAL DE NAVARRA es la gran apuesta de la familia Sainz, que lleva más de 70 años comprometida con las conservas vegetales de calidad y el respeto por los productos naturales de Navarra. El esfuerzo de investigación de la marca se dirige a mantener intactos el sabor, la textura y la franqueza de las verduras recién cosechadas.

Para poder disfrutar de los productos más perecederos de nuestra tienda, te animamos a que los puedas congelar en tu casa con el fin de disfrutar de estos cuando más te guste. Todos nuestros productos frescos están envasados al vacío, lo cual garantiza que no puedan influir agentes extraños en el interior de estos.
Estas son las formas que te proponemos para una correcta descongelación:
LENTA: EN FRIGORÍFICO.
Te recomendamos planificar por lo menos con un día de anterioridad, pues se trata de un método de descongelación lento. Coloca el producto a descongelar sobre un plato o fuente para evitar que puedan gotear restos de agua. Deberás de preparar y consumir el producto de forma inmediata.
Cuando ya se ha descongelado, el alimento debe prepararse y consumir de forma inmediata para prevenir el crecimiento de bacterias.
MEDIA: EN AGUA FRÍA.
Esta forma de descongelación se realiza en pocos minutos, pero necesita mayor atención.
Los alimentos deben estar siempre envasados de forma hermética para evitar que el producto pueda empaparse de agua, la cual le restaría su calidad.
Sumerge el producto envasado al vacío dentro de un bol de agua fría del grifo. Tendrás que cambiar el agua del recipiente cada vez que baje la temperatura del agua con el fin de ir templando el producto y que se descongele progresivamente.
Cuando ya se ha descongelado, el alimento debe prepararse y consumir de forma inmediata para prevenir el crecimiento de bacterias.
RÁPIDA: EN MICROONDAS.
Esta última opción puede ser de las más rápidas y a la vez la más delicada, por la aportación de calor que puede recibir el producto y por lo tanto deteriorar el mismo.
Para ello sigue las indicaciones de tu microondas.
Cuando ya se ha descongelado, el alimento debe prepararse y consumir de forma inmediata para prevenir el crecimiento de bacterias.
Consejos que no puedes olvidar:
- No te recomendamos descongelar los alimentos en agua caliente o a temperatura ambiente.
- Los alimentos que descongeles no debes volver a congelarlos a no ser que los cocines más de 70º durante al menos dos minutos.
- Evita el contacto directo entre los productos que descongeles y otros que tengas cocinados