Raza de los animales

Con unas características que la convierten en un lugar único, Dehesa La Guadaña se integra en un nuevo concepto denominado hotel de vacas.

La dehesa alberga ganado vacuno de raza parda de montaña, mantenida exclusivamente con pastoreo de la propia dehesa, durante todo el año.

430 vacas madres reproductoras pasean en absoluta libertad por este paraje sin igual, con el único objetivo de criar. Estas nodrizas producen unos 400 terneros, que se nutren únicamente con lactancia natural hasta los 5 meses de edad como mínimo. Durante los siguientes meses son alimentados de la forma más clásica y natural, con forrajes propios y alimentos exclusivamente vegetales. Todo ello, procedentes de la misma finca.

Junto a esta gran familia de ganado vacuno, conviven más de 500 ovejas de raza churra. Esta combinación multiespecie, en la que bovino y ovino comparten hábitat natural, es ideal para el mantenimiento de la dehesa.

Además, varias decenas de cigüeñas y garzas reales, residen cómodamente en esta misma finca, lo que completa el círculo ideal para crear un ecosistema perfecto. Un “paraíso” para los animales, cuya consecuencia es una carne de máxima calidad.