Hidratar y cocinar legumbres: Lentejas y garbanzos

Cuando planificamos cocinar legumbres hay veces que no nos queda claro cuál es el procedimiento de su primer paso, la hidratación. Por eso, a continuación te proponemos unas claves con las que conseguirás hacerte un experto en la elaboración de estos nutritivos y sanos alimentos. Además, con las legumbres podrás elaborar un sinfín de recetas tradicionales, sanas y divertidas. De todas las maneras te estarás alimentando de la mejor manera posible.

Cómo hidratar y cocinar las lentejas de La Armuña

Para la hidratación de las lentejas, te recomendamos no hidratarlas, lo que es lo mismo, no introducirlas a remojo en agua. Nuestro consejo es que las pongas en una cazuela con abundante agua fría y las levantes a hervir. Una vez comience a hervir el agua, déjalas un minuto. Pasado ese tiempo, escurrelas y lávalas con agua fría corriente para eliminar la arena que puedan tener. (De esta manera evitaremos que pueda transmitirse sabor a tierra). 

Una vez hidratadas las lentejas es cuando introduciremos los ingredientes a cocinar dejándolas hervir lentamente. Con esta “hidratación” rápida nos permitirá cocinar mejor las lentejas con ingredientes de larga duración (pancetas, chorizos…) y que estos se cocinen a la vez que las propias lentejas. Si no queremos seguir este paso nos bastará con hidratar las lentejas en agua fría durante aproximadamente unas 3 horas. A partir de ahí las lavamos y cocinaremos según la receta que elijamos.

Si no queremos seguir este paso nos bastará con hidratar las lentejas en agua fría durante aproximadamente unas 3 horas. A partir de ahí las lavamos y cocinaremos según la receta que elijamos.

Para su cocinado. Las cocciones de las lentejas han de ser lentas y a ser posible, condimentadas con hierbas carminativas (ajedrea, laurel, comino, hinojo o clavo) que estimulan la digestión; así se combaten los posibles gases generados por la ingestión de legumbres.

Los tiempos de cocción de nuestra lenteja de la Armuña necesitarán como mínimo unos 40-50 minutos de cocción a fuego bajo/medio. En olla a presión el tiempo se reduce considerablemente y con unos 10-15 minutos será suficiente.

Pero siempre te recomendaremos que las cocines en una cazuela a fuego bajo, los jugos de los ingredientes con las que las cocines, impregnaran con todo su sabor a la legumbre y el éxito estará asegurado.

Cómo hidratar y cocinar los garbanzos de Fuentesauco:

A diferencia del resto de las legumbres, la hidratación la debemos iniciar con agua caliente (a unos 60º) para así evitar su endurecimiento. Con una proporción de 4L de agua caliente por cada kg. de garbanzos y 20 gr de sal será suficiente para que los garbanzos no se queden secos. Esta hidratación debe de durar al menos 12 horas. Una vez hidratados los garbanzos, los escurrimos del agua y los lavamos con agua fría debajo del grifo.

Para su cocinado, una vez hidratados y limpios los garbanzos, te recomendamos que los introduzcas en una red o malla muy bien atados, para que durante la cocción posterior se muevan lo menos posible y así evitar que se rompan y se despellejen. A su vez conseguiremos que su carne quede más cremosa, su piel quede integrada en la legumbre y resultaran más mantecosos. 
Para el líquido de cocción, es importante que esté a punto de ebullición y muy caliente. Pon el caldo o agua al fuego y en el momento de que arranque a hervir, incorpora los garbanzos. Déjalos cocer a fuego vivo durante unos cinco minutos y desespuma las impurezas. A partir de ahí nuestro garbanzo de Fuentesaúco necesitará aproximadamente entre 1 h ½ a 2 horas de cocinado. En la olla a presión tardarán de 25 a 30/35  minutos teniendo el fuego a temperatura suave para evitar su rotura y despellejado.

Algunos de nuestros consejos

¿Cuándo añado la sal? Para las lentejas, te recomendamos que añadas la sal al final. De esta manera conseguirás una piel más fina y tierna. En cambio con los garbanzos, pon a punto de sal el caldo (siempre tirando a un poco soso).

Si tienes que añadir agua o caldo durante la cocción porque te has quedado corto, esta debe ser bien cliente, así evitaras que se te encallen y queden duras.

Cuando las cocines en cazuela. Evita remover las legumbres con una cuchara, evitaras romperlas. Lo mejor es que las “menees” despacito, y así conseguirás unir jugos y que queden más cremosas.

Deja las legumbres reposar una vez terminen su cocinado. Con los garbanzos de un día para conseguirás potenciar su sabor y aumentar su cremosidad.

Comprar Lentejas de La Armuña y Garbanzos de Fuentesaúco

Ya te hemos contado cómo hidratar, cocinar y algunos de los trucos imprescindibles para sacar el máximo partido a tus recetas de legumbres. Si te animas a probarlos, puedes comprar estas fantásticas legumbres en nuestra web. Anímate y disfruta de esta selección de legumbres con Indicación Geográfica Protegida: COMPRAR LEGUMBRES PETRAMORA