CÓMO PREPARAR UN TÉ HELADO. TU BEBIDA PARA ESTE VERANO

selección de tés Petra Mora

El helado es una de esas bebidas que cuando la pruebas se convierte para siempre en un “must” del verano. Bajo en calorías, antioxidante y saludable, ¿que más se puede pedir? Un poco de hielo es suficiente para convertir el tradicional té caliente en una de las bebidas más refrescantes que te ayudarán a sofocar tu sed en los días más calurosos.

Negro, verde, rojo, blanco, de uva, a la naranja… las variedades son un montón, por eso siempre encontrarás el que se adapta a cada momento: relajante para después de un día de estrés, estimulantes si necesitas recargar pilas, “digestivo” para tomar después de una de esas comidas interminables…

Tú eliges, nosotros te contamos cómo prepararlo:

Ingredientes necesarios para preparar un té helado:

Cómo preparar un té helado para este verano:

  1. Añadir dos cucharadas pequeñas de té rojo (es de nuestros favoritos por eso lo elegimos para esta receta) por persona en el interior de la tetera para que la infusión salga un poco más fuerte de lo habitual.
  2. Calentar el agua sin que llegue a hervir y añadirla a la tetera.
  3. Dejamos reposar de 3 a 5 minutos. En el caso de los tés verdes, de dos a tres minutos sería suficiente, y los blancos permiten hasta siete minutos de reposado.
  4. Colar el té y añadir el azúcar muscovado. Elegimos este porque tiene un toque a regaliz y caramelo que nos encanta. También puedes adirle panela, miel, sacarina o tomarlo sin ningún edulcorante.
  5. Dejamos templar  y después lo introducimos en la nevera hasta que el té se enfríe por completo.
  6. Finalmente y antes de servir, añadimos abundante hielo en una jarra o en el vaso donde lo sirvamos junto con una rodaja de limón.

¿Sabías que…?
El té helado se convirtió en unas de las bebidas nacionales de Norteamérica desde que fue preparado por primera vez en la exposición universal de San Luis de 1904.