La Raza

Nuestra carne de ternera es por su calidad nuestro producto estrella. Profesionales de la gastronomía le han otorgado por su terneza, jugosidad y sabor, una extensa reputación.

El ganado pertenece a la raza autóctona Parda de Montaña, razas de grandes aptitudes cárnicas. Desde su nacimiento y hasta los cinco meses de vida, es alimentado mediante lactancia natural, para continuar con una alimentacion clásica y natural de forrajes propios y alimentos exclusivamente vegetales procedentes de nuestra finca, Dehesa de la Guadaña.

Las terneras se mueven en libertad por un entorno único y en contaco con un gran número de especies de flora y fauna. En la época estival están sueltas, aprovechando los pastos de la Dehesa día y noche y en invierno les servimos alimentos naturales de la finca. Su delicado y riguroso manejo, ha llevado a nuestra ganadería a obtener el primer certificado de bienestar animal Aenor, a una explotación de carne.

Junto con esta gran familia de ganado vacuno, conviven más de 1500 ovejas de raza churra.

Esta combinación multiespecie, en la que bovino y ovino comparten hábitat natural, es ideal y fundamental para la conservación y el mantenimiento de nuestra dehesa. Este bienestar natural de los animales, se traduce en un producto de la máxima calidad y excelencia.

¡¡Sin duda este es nuestro gran hotel de ovejas y vacas!!